martes, 12 de enero de 2016

Es la hora de... ¡Salvajes!


Bienvenidos al viejo y raro oeste, señores. Vamos a ponernos en situación.

Corría el año 1983, con las famosas novelas de a duro de entonces gozando todavía de un gran éxito. Podía encontrarse toda clase de historias en ese formato, o al menos eso se creía. Y entonces llegó Lem Ryan, un autor habitual dentro de ese formato, y publicó la novela pulp Cazadores de vampiros. Fue un éxito inmediato y un soplo de aire fresco, pues reunía dos géneros que hasta entonces muy pocos habían unido en todo el mundo: el western y lo sobrenatural. La obra narraba la historia de un hombre, Jonathan McIntire, que se ve obligado a combatir al mismísimo Drácula en el viejo oeste. Casi nada. 

Portadilla de Salvajes, por Alberto Aguado.
Incluye listado de los cuatro dibujantes que colaboran en la novela.
Ilustración de Lydia Huigbregts.
Hace unos pocos años la editorial DLorean, especializada en temática pulp, inició un gran proyecto que hoy día pasa por un gran momento y que se ha convertido en el estandarte y principal referente de la editorial. Hablamos de la colección Weird West, en la que se publican precisamente novelas cortas pulp en las que se narran historias que, de nuevo, combinan lo sobrenatural con el viejo oeste. El propio Rem Lyan fue padrino de la colección, y su novela Cazadores de vampiros fue una de las tres que se incluyeron en el primer volumen, junto a Dinastía Drácula, de Raul Montesdeoca, y Los hijos de la noche, de Carlos Díaz Maroto. Estos dos autores narraron historias que hacían las veces de continuación del clásico de los ochenta, con el beneplácito del autor original, iniciando así una saga que fue un éxito inmediato entre los aficionados al pulp. Poco tiempo después DLorean Ediciones sacó el segundo volumen, en esta ocasión con las obras 50 balas para los muertos, Venían del Infierno y La noche es para los monstruos, de Néstor Allende, Francisco Domínguez y Miguel Ángel Naharro respectivamente. En esta ocasión, y a diferencia de lo sucedido con el Volumen 1, en el Volumen 2 encontrábamos novelas más independientes pero que al mismo tiempo formaban parte de lo que empezaba a ser un universo expandido, introduciendo además nuevos personajes y nuevas criaturas sobrenaturales a las que combatir. Fue, de nuevo, todo un éxito. 

Llega ahora el Volumen 3. exactamente 33 años después de que se publicase la novela que lo inició todo. En él verán la luz Garras de los Ángeles, de Luis Guillermo del Corral, Infierno de plata, de Ana Morán (primera aportación femenina de la colección) y Salvajes, de Joaquín Sanjuán, un servidor. Esta última, además, comparte personajes con una novela de espada y brujería ambientada en la Europa de los Siglos de Oro en la que llevo trabajando más de un año y de la os podré contar cosas a partir de mitad de febrero, aproximadamente. 

Bienvenidos al volumen 3 Weird West, a la venta el próximo mes de febrero. La aventura sigue y todavía queda mucho que contar. 

Ilustración autoparódica realizada por Laura Burgos Sorlí.