jueves, 18 de febrero de 2016

VIII Concurso Hislibris de relato histórico

Esta semana se ha fallado el VIII Concurso Hislibris de relato histórico, un concurso muy especial para mí por diferentes motivos y en el que he participado ya en varias ocasiones. El ganador de esta octava edición ha sido el relato El bosque del inglés, y podéis ver la lista completa de los seleccionados AQUÍ.  

Conocí dicho concurso hace ya unos cuatro años gracias a una buena amiga del mundillo literario y desde un primer momento me maravilló el transparente sistema que tenía, a prueba de toda clase de amiguismos o dedazos que tanto abundan en muchos concursos literarios, pues aquí los trabajos presentados eran filtrados por un persona anónima ajena tanto al jurado popular como al jurado designado por el propio concurso, lo que garantiza que nadie conozca la autoría de los trabajos presentados y asegura que no se votará por más motivos que por la calidad de los relatos. Contaba además con otra virtud: cualquiera podía registrarse en el foro en el que se desarrolla el concurso y comentar e incluso votar los relatos, lo que garantiza un puñado de comentarios sobre cada uno de los trabajos presentados que sirven para que el autor aprenda y mejore. Eso fue probablemente lo que hizo que acabase de decidirme a participar. 

El problema con que me encontré fue que yo jamás había escrito relato histórico, pues era más aficionado al género fantástico, pero decidí lanzarme en la quinta edición de los premios con un relato sobre el legendario samurái Miyamoto Musashi, mi primer relato histórico, y conseguí ser uno de los seleccionados para la antología que correspondió a dicha edición del concurso: El monje y la pulga y otros relatos. Muy satisfecho no solo con el resultado sino también con todo lo que Hislibris me había enseñado repetí al año siguiente con ¡Están aquí!, una gamberrada en forma de relato que refleja lo que sucedió cuando Orson Wells narró aquella invasión extraterrestre ficticia que por desconocimiento causó el pánico entre la gente. Era mi segundo relato de temática histórica. De nuevo volví a quedar finalista y mi trabajo apareció en La voluntad de poder y otros relatos, la antología correspondiente a esa sexta edición del concurso. 

Lo más notable para mí no eran los buenos resultados obtenidos ni los valiosos comentarios recibidos sobre mis trabajos, que también, sino que todo esto provocó un cambio en mis, por así decirlo, caminos literarios, combinando mi interés por lo fantástico por un nuevo y creciente interés por lo histórico, y a finales del 2014 comencé a trabajar en un proyecto que hasta la fecha me está dando muchas alegrías: un mundo que aúna fantasía e historia. En esa linea fueron mis dos últimos trabajos presentados al concurso, La mirada del ángel y El primer nacido, ambos seleccionados como finalistas en esta octava edición, por lo que aparecerán junto al resto de los seleccionados en la antología El bosque del inglés y otros relatos, que será publicada a lo largo de los próximos meses.

Desde aquí no puedo menos que felicitar a todos los que hacen posible año tras año el Concurso Hislibris de relato histórico, desde organizadores y jueves hasta comentaristas y lectores, no solo por el excelente trabajo que vienen desarrollando desde hace ya ocho años sino por lo que a significado para mí acercarme a este concurso. 

A finales de año volveremos con la novena edición. Yo no me la pienso perder.


1 comentario:

Ricardo Corazón de León dijo...

No sabía que habías sido tú el artífice de los relatos anteriores seleccionados para la antología. Fueron votados por mí todos y cada uno de los que has citado. Y con bastantes votos. Espero impaciente tu presencia en el siguiente concurso en el que también quiero figurar en la antología.

Un saludo.